ALIMENTACIÓN

Existen personas que no pueden salir de casa sin desayunar, hay otras que no recuerdan la última vez que desayunaron y  otras que antes de salir de casa calman su malestar comiendo vorazmente todo lo que tienen a su alcance.   Es probable que no te represente ninguno de esos tres grupos, y tampoco pasa nada. La razón de esto es que existen infinitas formas de relacionarnos con la alimentación, tantas como relaciones con nosotros mismos.   Conocer nuestra historia, recapitular los mensajes e imágenes externos o poner en orden nuestros valores personales actuales pueden ayudarnos a crear otra forma de relacionarnos con la alimentación y por lo tanto con nosotros mismos.